El centro de interpretación de los ríos de Benavente en Zamora, España, es uno de los últimos trabajos realizados por el arquitecto José Juan Barba. Aunque el proyecto se acabó de construir en el 2007, ha sido en el 2008 cuando ha llegado su inauguración. En el proyecto se han utilizado materiales que se adaptan al entorno natural, materiales que envejecen dialogando con el entorno por sus cambios de textura y tono.
Este centro es algo parecido a un museo donde se dan a conocer temas sobre la naturaleza tomando el agua como guía y los ríos de la región como ejemplos. Cinco módulos son los que componen el conjunto arquitectónico. Cinco espacios que engloban exposiciones temáticas, rodean un patio central de dos alturas y generan un espacio continuo por la inexistencia de puertas. Todo el centro está elevado sobre un sistema de pilotes al que se accede a través de una rampa. Son casi 1000 metros de superficie edificada con un presupuesto de 1.225.000 euros. Lo más interesante formalmente para mí son las cinco cúpulas/lucernarios que cubren el conjunto arquitectónico. Me recuerdan a la última obra de Le Corbusier, su iglesia Saint-Pierre en Firminy-Vert, aunque en el caso que nos ocupa, José Juan Barba ha utilizado diferentes fugas para cada una de estas gigantes chimeneas, dando un suave movimiento a la toda la estructura.