O como aprovechar esos enchufes inútiles
Como todo el mundo ha experimentado alguna vez, siempre falta algún enchufe cuando más lo necesitas. Lo que no pensamos tanto, es que muchas veces sobran algunos. Para estos casos (y a la espera de un futuro “apagón” eléctrico), el diseñador e ingeniero Scott Amron ha encontrado una solución. Unas instalaciones que permiten reciclar esas molestas y antiestéticas fuentes de electricidad. Y las hay para todos los gustos.

Para los prácticos, un lugar donde poner el cepillo o la toalla (ideal para el enchufe del baño). Para los bucólicos, una solución para exponer unas bonitas flores (versión jarrón o maceta). Para los provocadores, una manera de colgar su soga o su extintor. Como cada uno quiera. Como su nombre indica (dieléctrico: que conduce mal la electricidad), una forma de luchar contra el consumo abusivo de energía utilizando irónicamente las armas del oponente. Una mezcla muy contemporánea de diseño y sostenibilidad.  www.dieelectric.org