El Apartosuite Jardines de Sabatini propone alojamiento + paseo en coche antiguo, como parte de su atractivo frente al Madrid de los Austrias

Como bien decía Francis Scott Fitzgerald: “la vitalidad se revela no solamente en la capacidad de persistir sino en la de volver a empezar”. Una vuelta a los orígenes familiares, en este caso, que seguramente impulsó a las hermanas García Silgo a retomar la obsesión de su padre, el automovilismo, y a partir de su magnífica colección de coches convertir su ambición hotelera en un sueño que cobra forma. De esta manera Apartosuites Jardines de Sabatini celebra el vitalismo propio de aquellas que se saben promotoras de un ejercicio de innovación hotelera, en pleno centro de Madrid y con un añadido: la posibilidad de probarla sobre el asfalto.  Una colección entre las que encontramos Rolls Royce, Hispano Suiza, Packard, Ford y demás juguetitos de lujo, testigos de otra era, y que junto a otras piezas de coleccionista y fotografías de aquellos años 20, completan una mirada en vintage de este enclave único en la capital. 56/35 metros cuadrados (según sea suite o estudio) de habitación concebida como retiro para el descanso y ocio del exigente y joven visitante.

Un ‘hogar’ desde donde comenzar sus rutas por la ciudad a pie o sobre una de sus maravillas aparcadas en el sótano, gracias al ‘Viaje en el Tiempo’ que Mónica y Charo García Silgo ofrecen como parte de la recreación, a través del Madrid de los Austrias, de aquella loca década. Una divertida actividad tanto para los que se hospeden en los apartamentos como para el inquieto visitante, que al finalizar el día quedará seducido con las vistas desde su terraza al Palacio Real , tanto o más como el haber sido conducido en un Cadillac del 63 al más puro estilo Tony Montana. Patrimonio nacional. ¿Arrancamos?