PELI RECOMENDADA

La mayor parte de las películas de temática gay, sobre todo las que tratan de amor, están siempre manchadas de porquería que se materializa en forma de cinismo e hipocresía barata por culpa de los narradores de las mismas, que desembocan en clichés que apestan a homofobia soterrada.¿Por qué digo esto? Porque en el cine de temática gay, las historias de amor siempre acaban enterradas entre la voluntad inexplicable que siempre hay de pintar a los seres humanos gays como una panda de adictos a las saunas y a los cuartos oscuros, al vicio, las drogas y la vida disoluta. Las pelis de temática gay suelen tener este trasfondo de tópico sobado y manido, y el amor suele pasar siempre a un segundo plano, tan secundario que uno lo olvida al abandonar la sala de proyección. En Weekend, dirigida y escrita por Andrew Haigh, nos encontramos quizás ante la primera película honesta en torno al tema del AMOR (sí, con mayúsculas) entre dos chicos homosexuales. Con una mirada limpia se construye un relato tan bello como verosímil, poblado de sensibilidad auténtica y cero almibarada, brutal, directa y con un grado de verdad que se muestra ausente en la mayor parte del cine de nuestro tiempo, sea cual sea su temática. Sutil, elegante, exquisita, la historia de Russell (Tom Cullen) y Glen (Chris New) destila ternura, cariño, amor y amistad en cada frase del diálogo y en cada una de sus miradas. Una peli bellísima, llena de realidad, que por fin representa el amor homosexual como algo más que un bote de Popper.

“Weekend” se estrenó el 1 de marzo