Entrevistamos a uno de los componentes que está detrás del proyecto Muro.exe. Ella es Esme M y es una de las socias de uno de los proyectos más interesantes nacido hace pocos meses. Muro.exe es una marca de zapatillas urbanas, un híbrido entre zapatilla deportiva y zapato. La comodidad de unos deportivos y la presencia de unos zapatos.

zaptaillas muro exe

¿Por qué Muro.exe? Es un nombre algo extraño
El nombre en realidad se compone de dos partes: por un lado “muro”, un nombre que es casi una broma privada. Es herencia de un proyecto anterior, nada que ver con zapatillas pero nos sirvió de germen para plantearnos un “y si”, y de ahí acabamos lanzándonos a crear nuestra propia marca. Además tiene buenas características como nombres: cuatro letras, corto, se pronuncia igual en todas partes, no tiene significados ocultos en malayo o chino… El “exe” oficia de apellido: un homenaje a nuestros años dedicados al servicio de Internet, un recuerdo de los viejos archivos ejecutables: parte del equipo hemos pasado años trabajando en tecnología así que, de alguna manera, este “exe” nos daba un resquicio por el que imprimir ese carácter tecnológico al proyecto.

 

¿Cuánto tiempo y gente necesitasteis para crear el producto que vendéis ahora?
Desde que decidimos formalmente arrancar el proyecto hasta que lanzamos las zapatillas pasaron prácticamente dos años. Estuvimos cerca de medio año pensando muy bien los conceptos en torno a los que giraría la marca, qué rasgos o variables queríamos que reuniera la zapatilla, a qué público iría, cómo íbamos a comunicar, cómo la diseñaríamos, buscando el equipo de diseño… Posteriormente a eso, empleamos cerca de 10 meses en diseñar, prototipar y fabricar la zapatilla. Para el diseño decidimos que no queríamos gente del mundo calzado, para evitar un poco esos conocimientos prácticas que tienes de base cuando te dedicas a una profesión: buscábamos gente con la mente en blanco en cuanto a zapatillas, capaz de desmontar las piezas y empezarla de cero. Por ello, buscamos a profesionales de diferentes disciplinas que nunca antes había diseñado calzado pero que, por su visión y experiencia, podían aportar algo al discurso de la zapatilla. Así fue como formamos un grupo de gente que incluía a Ciszak Dalmas (el estudio de diseño visual que coordinó todo el diseño), Iñaki Cid (la persona de biomecánica que nos dio el esqueleto-base de la zapatilla, antes siquiera de empezar a diseñar, para asegurarnos de que cumplía con lo que el pie necesitaba, y luego cuidó que todo el diseño se ajustase a las necesidades del pie), Bruna Sedó (diseñadora de moda, nos aportó el toque más moda precisamente), Roberto Castro (arquitecto y ahora diseñador conceptual para películas y videojuegos, nos dio el contrapunto más futurista y loco a los diseños), La Camorra (estudio visual, además de responsabilizarse de la identidad corporativa y línea gráfica de la marca aportó el toque visual, desarrollos concretos de líneas en la zapatilla y trilogía de colores en la primera deducción) y Materfad (un centro de investigación de materiales que nos echó una mano valorando posibles materiales y formatos de fabricación). Con todos ellos trabajamos tanto en sesiones presenciales como en remoto (bendito dropbox) durante 10 meses. Como contrapunto, la fábrica en Alicante nos ayudó a rematar técnicamente los diseños de la zapatilla, ajustándolos para que el producto final cumpliera todos los estándares técnicos y filtrando algunos detalles del diseño para que sobrevivieran al uso diario.

zapatilla muro exe

¿Qué día vendéis el primer par de zapatillas?
El lunes 16 de septiembre vimos la luz, casi a las 12 de la noche y empezamos a vender pares apenas unos minutos más tarde. Hubo gente que nos comentó que estuvo recargando durante todo el día nuestra web hasta que aparecieron los pares a la venta. La verdad es que llevábamos tantos meses preparando el lanzamiento que nada más levantar la persiana empezó a llegar gente a por su par.

Cuando todo el mundo monta franquicias de yogurt helado o de 100 montaditos
¿Por qué os da por hacer zapatillas?
Nos encantan los yogures y los montados, pero… hacer zapatillas es mucho más sexy! Aparte de que nos encantan las zapatillas desde siempre y nos apetecía mucho lanzar una marca que cubriera alguna aspectos que la oferta de marcas que hay ahora mismo en el mercado no cubrían del todo, también es verdad que las zapatillas son un producto “dulce”: existe una cultura específica en torno a las zapatillas que en mucha gente alcanza el coleccionismo; las zapatillas representan una tendencia global: si das con un buen diseño, puede funcionar en cualquier parte del mundo. Lejos de resentirse por la crisis, cada vez hay más marcas de zapatillas y los precios siguen subiendo. Además la gente, aunque cada cual tenga su marca de zapatillas, suele tener el armario lleno de zapatillas de muchas marcas y cada dos – tres meses es frecuente que se compre otro par. Si hubiéramos montado una franquicia de yogur helado puede que fuéramos los Reyes de Montera, pero hemos hecho zapatillas y hace unos días hicimos nuestra primera venta en Japón. Nos encantan los productos globales más que locales y los proyectos sin fronteras

zapatillas Muro Exe

Crear una marca de zapatillas parece un labor muy complicada.
¿Qué es lo que más os está costando? ¿Qué es lo más duro con lo que os habéis encontrado
durante estos meses en el mercado?
Bueno, durante el diseño hubo momentos complicados: no fue nada fácil encontrar un diseño propio, una identidad visual para nuestra zapatilla que la diferenciara del resto de productos en el mercado al tiempo que respetaba al máximo las normas “biomecánicas”. La fórmula de diseño (juntas a varias personas sin experiencia previa en calzado) era muy experimental y muchas veces temimos que no llegáramos a nada válido y tuviéramos que empezar de cero de otra manera. Hubo partes del diseño que se nos atragantaron especialmente: la suela, por ejemplo, nos costó centenares de bocetos y pruebas hasta que dimos con lo que buscábamos. Aún así, el proceso de creación ha sido fantástico, un reto con el que hemos disfrutado especialmente. Las partes más inhóspitas sin embargo son aquellas zonas grises con las que se enfrenta cualquier marca que empieza independientemente de a qué se dedique: cosas como el registro de la marca, encontrar caminos para poder resolver la logística y almacenaje de las zapatillas, descubrir que todas las supuestas ayudas y subvenciones del estado para empresas de nueva creación han muerto… en fin, ese tipo de cosas son las que dan de verdad los dolores de cabeza.

Es muy admirable ver  personas que se han lanzado en nuevos negocios en los últimos años… ¿Cuántos socios sois Muroexe y como habéis conseguido la financiación?
En muro.exe somos dos socios fundadores llevando el proyecto y financiándolo, y cuatro socios más, amigos y conocidos a los que les encaró el proyecto y nos han ayudado con algo de capital. A pesar de que las zapatillas suponen un coste de fabricación importante, nos sentimos muy orgullosos de haber podido sacar adelante el proyecto en modo low cost, con el dinero justo (y haciendo piruetas para distribuirlo bien!).

zapatillas Muro Exe


¿Cuántas personas estáis trabajando full time en el proyecto?

Ahora mismo trabajamos full time tres personas en nuestro estudio en Madrid y otra part time desde Berlín. Después tenemos alrededor de unos 10 – 15 colaboradores en torno al proyecto que nos ayudan con comunicación, desarrollo visual de la marca, vídeos, fotos, etc. Ahora estamos planteándonos ampliar un poco el equipo: la cosa está desbordada y necesitamos algunas manos más trabajando codo con codo con nosotros, así que si todo va bien este año esperamos crecer en equipo.

¿En que habíais trabajado antes de montar Muroexe?
El bakcground de los componentes del núcleo duro del equipo es muy diverso: fundamentalmente venimos del mundo internet, marketing, comunicación, tecnología e investigación de mercados, además de contar con un especialista en biomecánica también dentro del equipo full time.

 ¿Qué ofrece vuestra marca que no ofrezcan otras marcas que ya hay en el mercado?
Básicamente lo que hemos tratado de ofrecer era algunos ingredientes que echábamos de menos en otras marcas del mercado: por ejemplo el crear un híbrido entre la zapatilla y el zapato que surgiera específicamente de esa intención, y no mezclando elementos del zapato con elementos de la zapatilla, como han hecho la mayoría de marcas que han intentado encontrar ese punto medio. También hemos hecho una apuesta muy fuerte por mejorar lo que se conoce como “zapatillas urbanas”: la mayoría de marcas hechas para la ciudad están técnicamente muy mal resultas, al contrario que las zapatillas técnicas para hacer deporte, cuyo tiempo de uso es mucho menor pero sin embargo acumulan todas las especificaciones técnicas necesarias. Las zapatillas urbanas no suelen estar adaptadas al pie ni preparadas para usos de 8 horas o más: de ahí nuestro interés por ofrecer un producto muy bien pensando desde un punto de vista más ergonómico, biomecánico. Hemos intentado alcanzar la máxima confortabilidad posible para un producto destinado a usos intensivos en la ciudad. Por último, también hemos hecho una apuesta por una imagen de marca muy alejada de lo que suele ser habitual en las marcas de zapatillas, llenas de rubios y rubias californianos enseñando las zapatillas por la ventanilla del coche: nosotros hablamos de extinción, sacamos máscaras antigás, nos encanta alejarnos de los estándares de comunicación de este tipo de marcas y sorprender con una imaginería impredecible.

zapatillas Muro Exe

 

 

Vuestro producto es unisex pero ¿quién va ganando en ventas: los chicos o chicas?
De momento ganan los chicos: estamos más o menos en 30% chicas – 70% chicos, aunque las chicas van ganando terreno poco a poco.

¿Cuál de los tres modelos que vendéis ha tenido más éxito?
El gran hit han sido las Acid Rain, el model en coral. Se nos agotó muy rápido y aún tiene muchos novios y novias que nos piden que lo reeditemos. Los otros dos modelos de la trilogía, TTAPS y Nuclear Winter, van a la par en ventas.

¿Como estáis viendo el tema de la venta exclusiva por Internet? ¿Pensáis abrir un showroom o puntos de venta físicos?
La venta por Internet nos está funcionando muy bien, pero queremos complementarlo con presencia en algunos puntos físicos: el mercado es muy receptivo a comprar online pero en el caso de las zapatillas aún hay personas un poco resistentes a las que les gusta probarse las zapatillas antes de comprar para elegir su color favorito y su talla. De ahí que volquemos nuestros esfuerzos en la venta online pero complementemos con presencia en algunas tiendas: para estas fechas estamos cerrando las primeras tiendas en España y Berlín donde tendrán nuestras zapatillas.

¿Vais a intentar seguir el ritmo de la moda con nuevos productos por temporada o vais a seguir vuestro propio ritmo?
Mitad de cada más o menos. Por un lado, queremos seguir rompiendo ese “ciclo de la moda” que te obliga a adelantar con muchísimos meses de antelación tus diseños: nosotros venimos de un contexto (Internet) totalmente diferente, donde eres capaz de trabajar en tiempo real sobre los gustos y necesidades de tus usuarios, ofrecerles inmediatamente cambios, mejoras, resultados, etc. Y nos parece un modelo muy acertado de trabajo. Por otro lado, también es verdad que tanto por temas de fabricación como para estar en tiendas hay que prever cada edición con un poco de adelanto, sobre todo para dar tiempo a las tiendas a ubicarte entre sus productos con cierto margen. Trabajaremos con un poco más de tiempo pero seguiremos apostando por romper esos ciclos con productos más inmediatos y colecciones cápsula. No queremos anclar nuestra creatividad a los tiempos y los ciclos establecidos: queremos ser capaces de dejar volar la imaginación y dar a nuestros seguidores productos nuevos cada vez que tengamos algo bueno que ofrecer.

Las ventajas e inconvenientes de producir en España. Las ventajas sobre todo son la cercanía, el poder trabajar mano a mano y la calidad: nosotros bajamos constantemente a la fábrica a revisar el trabajo con ellos, ver posibles mejoras, cambios, prototipos y muestrarios de nuevas colecciones, etc. Esa cercanía es precisamente la que nos ha permitido redondear técnicamente el producto con ellos. Aunque la fabricación en España es más cara que en otras zonas, merece la pena por la calidad y el seguimiento que puedes hacer de tu producto. En cuanto a las desventajas, nosotros lo que hemos observado es que la industria del calzado se compone sobre todo de empresas de la Vieja España. No entienden muy bien conceptos nuevos con los que nosotros ya estamos familiarizados como el saltarte las temporadas y ciclos establecidos o fabricar casi bajo demanda, son un tanto conservadores con respecto a los proyectos nuevos y, sobre todo, falta mucha I+D: se limitan a aplicar las técnicas y los materiales que les han funcionado toda la vida, y otras técnicas y materiales que en Asia están a la orden del día aquí suenan a ciencia ficción, quizá debido a que el coste de implementación es alto y no hay tanto cliente como para absorber esas nuevas técnicas y que merezca la pena la inversión.

¿Nos podéis contar alguna anécdota graciosa que os haya pasado con Muroexe?
En realidad ha habido tantas y tan dispares que sería difícil dar una como ganadora. Toda la gente involucrada en el proyecto ha alucinado con la cantidad de anécdotas, coincidencias y casualidades en las que ellos mismos se iban viendo envueltos en el proyecto. Por dar alguna, fue muy curioso que una de las personas que nos presentaron para echarnos una mano con el proyecto resultó apellidarse “Muro” y ser familiar directo de la gente que llevaba una marca antigua de calzado en La Rioja llamada “Calzados Muro”. ¿Hola? Como éstas, decenas de anécdotas fuera de toda lógica. Nos hemos reído mucho en el día a día del proyecto, creednos!

———————————————————–

www.muroexe.com

Fotografías: Lars Borges