design museum de londres

A finales de noviembre abrió sus puertas el nuevo Design Museum de Londres con una espectacular restauración llevada a cabo por el arquitecto John Pawson en el edificio brutalista del antiguo Instituto de la Commonwealth.

Desde su fundación como parte del museo Victoria & Albert gracias al fundador de Habitat Terence Conran, y a Stephen Bailey, el Design Museum ha evolucionado hasta convertirse en una institución de referencia a nivel internacional en materia de arquitectura y diseño. Más de treinta años en los que el Design Museum ha conseguido no sólo convertir el diseño en una disciplina más dentro del sector de la cultura, sino atraer el interés del gran público frente a la saturada oferta museística de Londres.

Imagen superior: Vista nocturna de Design Museum Londres 

interior cubierta del design museum

Imagen superior: Cubierta del Design Museum Londres 

Hasta la fecha el Design Museum, ubicado desde 1989 como institución independiente en un antiguo almacén de plátanos a orillas del Támesis, ha acogido más de un centenar de exposiciones y recibido a más de cinco millones de visitantes. Pese a esto, la institución decidió aumentar en escala e impacto para poder competir con la creciente oferta cultural de diseño y arquitectura que ofrecen otros museos en Londres como el Victoria and Albert, el Barbican o la Royal Academy of Arts. La ubicación escogida para el nuevo edificio es el elitista barrio de High Street Kensington, una localización estratégica desde donde el Design Museum busca conectar con el distrito cultural de la ciudad y donde se encuentran los principales museos como el Victoria & Albert, el Museo de Historia Natural o la Serpentine Gallery.

Exterior del Design Museum

Imagen superior: Vista exterior del Design Museum Londres 

El edificio que aloja el nuevo museo es el antiguo Instituto de la Commonwealth. Una espectacular construcción brutalista de los años sesenta caracterizada por una cubierta hiperbólica que se convertirá en el objetivo de todas las cámaras de los futuros visitantes. El edificio, del cual sólo se ha mantenido el exterior, contrasta con la arquitectura interior propuesta por el arquitecto encargado de la reforma, el minimalista John Pawson. Sin embargo, la rudeza de la estructura de hormigón existente dialoga perfectamente con los nuevos interiores de madera de roble.

Deyan Sudjic fotografiado delante del design museum

Imagen superior: Retrato del Director del Design Museum Deyan Sudjic. © Luke Hayes

Entrevistamos a Deyan Sudjic, Director del Design Museum de Londres, a pocas semanas de la apertura para conocer en profundidad cómo ha sido la transición al nuevo edificio y qué visión tiene para el nuevo museo en los próximos años. Previamente, Deyan fue Director de la Bienal de Arquitectura de Venecia, Editor Jefe de la revista Domus Magazine y fundador de la icónica revista Blueprint.

¿CÓMO COMENZÓ LA IDEA DE UN NUEVO MUSEO?

“Antes de que yo llegara al museo, las conversaciones al respecto ya habían comenzado. El patronato del museo acordó que el actual edificio a orillas del Támesis ya había dado todo de sí y estudió varias opciones para el futuro de la institución. En 2006 me contrataron como Director del Design Museum y uno de los objetivos era construir un nuevo museo que fuese extraordinario. Cuando me ofrecieron el puesto me encontraba en Nueva York en las últimas negociaciones con el MoMA para ser el Comisario Jefe del Departamento de Arquitectura y Diseño. Lo medité durante un par de semanas. Finalmente decidí quedarme en Londres y aceptar el desafío”.

 

¿QUÉ OPCIONES SE BARAJARON?

“La primera opción fue añadir una nueva planta al edificio existente a orillas del Támesis. Esta opción que en principio parecía la más pragmática, se desechó rápidamente por dos razones: Por un lado el arrendamiento del edificio era sólo por 75 años y esta suponía una gran inversión para ese periodo tan corto y por otro lado el edificio estaba muy mal conectado con el transporte público, uno de los principales problemas que siempre tuvo el antiguo museo. Finalmente se decidió buscar un edificio en una localización más estratégica. La siguiente opción fue adquirir un solar detrás de la Tate Modern. Pero tras varios estudios de viabilidad también desechamos esta opción. Era una opción muy cara y suponía una competencia directa e innecesaria con los visitantes de la Tate. Después pasamos por volver a asociarnos con el museo Victoria and Albert donde nació el Design Museum y mudarnos a la zona en expansión de Kings Cross pero también desechamos estas opciones. Más tarde recibimos una oferta del promotor que iba a desarrollar el proyecto residencial con el estudio OMA alrededor del antiguo Instituto de la Commonwealth, el edificio por el que finalmente nos decidimos”.

 

collage de Andrés Jaque

Imagen superior: ‘Intimate Strangers’ es la respuesta de Andrés Jaque en colaboración con Grindr para Fear and Love en el Design Museum Londres 

 

¿CÓMO SE SELECCIONÓ EL ARQUITECTO PARA REMODELAR EL EDIFICIO?

“Hubo muchas conversaciones. La primera fue con patrimonio que debía autorizarnos a transformar el edificio para este nuevo uso ya que es un edificio protegido. Aunque barajamos la opción de encargar a OMA la transformación del edificio ya que también habían diseñado los edificios periféricos, nos decidimos por otro arquitecto con una arquitectura no tan fuerte y que dialogara de una manera más sutil con el edificio existente. Hicimos un concurso público y recibimos alrededor de 70 propuestas de las cuales analizamos en detalle 15 e invitamos a desarrollar una propuesta en detalle a cuatro: Kaan Architecten, Stanton Williams Architecture con Thomas Heatherwick, David Chipperfield y John Pawson, quien finalmente recibió el encargo. Apostamos por Pawson para darle la oportunidad de diseñar un gran edificio público, algo que todos los demás finalistas ya habían hecho anteriormente. Además, al ser una firma pequeña sabíamos que le iban a poner más cuidado al proyecto”.

 

¿CUÁLES SERÁN LAS NOVEDADES?

“La escala del nuevo museo es mucho mayor, hemos pasado de 3.000 a 10.000 metros cuadrados, lo cual nos permitirá atraer a un mayor número de visitantes y atraer una audiencia más amplia. El propio espacio está pensado para poder compaginar del mismo modo proyectos de muchas escalas, desde pequeñas intervenciones salteadas por el museo a grandes exposiciones en la galería principal de casi 900 metros cuadrados. Cuando el museo comenzó era la primera vez que en Reino Unido se hablaba de diseño desde una institución museística y el objetivo era introducir al público en la materia. Ahora con el nuevo programa de exposiciones hemos apostado por un nuevo enfoque más arriesgado, explorando los límites del diseño más allá”.

 

¿CUÁL ES EL ROL DE UN MUSEO DE DISEÑO EN LA SOCIEDAD?

“En palabras de Paola Antonelli del MoMA, el diseño es un medio para entender el mundo que nos rodea. En cierto modo eso es lo que tratamos de hacer en el Design Museum, hacer entender el valor del diseño y la arquitectura a muy diferentes audiencias y mediante diferentes medios, ya sea a través de nuestros programas de educación con escuelas y universidades, a través de programas públicos de charlas y debates, y como es obvio mediante exposiciones”.

 

¿EN QUÉ SE DIFERENCIA EL DESIGN MUSEUM DE OTROS MUSEOS?

“Otros museos, ya sea en Europa o América, abordan la arquitectura y el diseño desde departamentos específicos, son instituciones dedicadas en general al arte que incluyen estas disciplinas en su programa pero no están centrados en ellas. Este sería el ejemplo del MoMA en Nueva York o el Victoria and Albert en Londres. Esto significa que con suerte hacen una exposición amplia de diseño cada dos o tres años, sin embargo nuestra ambición para el nuevo museo es organizar seis exposiciones al año. Esto nos aporta una mayor capacidad de respuesta y crear una mayor carga crítica, y convertirnos en el lugar donde los debates en torno al diseño y la arquitectura arrancan”.

 

UNA VEZ SE ABRA EL NUEVO MUSEO, ¿CUÁL SERÁ EL SIGUIENTE PASO PARA TI?

“Creo que es importante dar cierto rodaje al museo. Conseguir hacer este nuevo edificio fue un desafío y ahora toca hacer que el museo funcione y se convierta en un éxito”.

un robot y una mujer

Imagen superior: Mimus es el proyecto de Madeline Gannon que permite interactuar con un robot industrial. © Autodesk en Design Museum Londres 

El nuevo programa de exposiciones liderado por el nuevo Comisario Jefe Justin McGuirk, antiguo crítico de diseño del periódico The Guardian, trae consigo muchas novedades. La primera de ellas es la inauguración de la colección permanente que se abrirá al público por primera vez bajo el título Designer Maker User. A diferencia de las tradicionales colecciones que podemos encontrar en otros museos donde se analiza cronológicamente la evolución del diseño, en esta exposición encontraremos arquitectura, mobiliario, producto, moda o diseño gráfico entre otros, explicados a través de tres ángulos: el diseñador, el fabricante y el usuario. Esta narrativa que sirve a su vez para definir las tres secciones de la muestra, permitirá a los visitantes no familiarizados con el diseño comprender de manera sencilla los procesos de diseño detrás de cada producto que nos rodea. En Designer Maker User encontraremos desde iconos del mobiliario como la silla DSW diseñada por Charles y Ray Eames o la popular silla número 14 de Thonet, a reproducciones escala 1:1 del futuro metro de Londres o una pieza de la fachada del museo Pompidou de París. Uno de los elementos más emblemáticos de esta colección es el muro de crowdsourcing con el que comienza. Un muro con decenas de objetos seleccionados por el público y que representan valiosos objetos de diseño que nos rodean y muchas veces pasan desapercibidos, como por ejemplo el revolucionario post-it o la aspiradora Roomba, el primer robot doméstico.

un dibujo axonométrico de un espacio

Imagen superior:  OMA presenta una crítica al Brexit con su proyecto ‘The Pan-European Living Room’ en Design Museum Londres 

Las novedades continúan con dos emblemas del programa del museo. El programa de residencia para jóvenes diseñadores Designers in Residence que abrirá su propio espacio de estudio y laboratorio dentro del museo, desde donde los diseñadores podrán trabajar y compartir su trabajo con el público. Este año el programa comisariado por Margaret Cubbage tiene como título Open, un concepto abierto donde los cuatro diseñadores seleccionados conquistarán libremente diferentes espacios dentro y fuera del museo con sus instalaciones y performances. Por otro lado, la inauguración del nuevo museo coincidirá con la novena edición del premio anual Designs of the Year que este año incluye entre los nominados a la Fondazione Prada en Milán diseñada por OMA, el diseño del último disco de David Bowie ‘Blackstar’ diseñado por Jonathan Barnbrook, el diseño de refugio compacto de IKEA o la última colección de los diseñadores Agi and Sam, entre otros. La exposición más importane que abrirá la galería principal y la apuesta más arriesgada del museo es Fear and Love: Reactions to a Complex World. Una exposición que presenta el diseño como un medio para entender la complejidad del mundo, ya sea como un medio para proteger el medioambiente, combatir las diferencias sociales o afrontar el imparable avance tecnológico. A través de once instalaciones encargadas a diferentes arquitectos y diseñadores de moda, gráficos y de producto de todo el mundo, la exposición no busca presentar soluciones sino generar preguntas en torno al contexto que nos rodea y cómo el diseño nos permite articular esas preguntas. Los once participantes incluyen a Madeline Gannon quien ha trabajado con Autodesk para programar un robot industrial que interactuará con el público, aprendiendo de sus movimientos y copiándolos, buscando crear una empatía entre robots y humanos para un futuro donde los robots tomarán el control de nuestros puestos de trabajo.

una máscara alienígena

Imagen superior: ‘Máscara de la muerte’ diseñada por Neri Oxman y producida por Stratasys para Fear and Love en Design Museum Londres 

Por otro lado el arquitecto español Andrés Jaque y su Oficina de Innovación Política, explora con una instalación multi-pantalla en colaboración con la app de dating gay Grindr las diferentes escalas urbanas, sociales y corporales que se generan en cada encuentro generado a través de la aplicación. Así mismo Jaque analiza como la app sirve del mismo modo como herramienta de liberación y represión, a través de la creación de post-identidades que enmascaran a los usuarios. El cartel lo completan entre otros Neri Oxman que presentó una serie de máscaras que nos preparan para la muerte, impresas con material 3D de ultra-precisión; Kenya Hara, director artístico de Muji, que cuestiona el consumo de comida en el mundo y como se deben redefinir los productos más básicos; y el aclamado estudio de arquitectura OMA liderado por Rem Koolhaas, que presenta The Pan-European Living Room, una crítica al Brexit a través de un espacio doméstico definido por 28 elementos representativos de cada país de la Unión Europea y fruto de la colaboración entre estos países.

El programa con el que se inauguró el museo se cierra con una muestra de fotografías del aclamado fotógrafo de moda Koto Bolofo a quien se invitó a retratar el proceso de construcción del museo. Bolofo muestra a través de su óptica no especializada en arquitectura, una cuidada selección de fotografías en blanco y negro de las texturas, detalles y herramientas que han definido este proceso.