Retrato del músico Douglas Dare. plano medio, pelo rubio, camisa blanca, fondo gris claro, tiene los ojos entreabiertos y en blanco

Personal, directo y lleno de experimentación. Así suena “Aforger”, el segundo disco de este crooner moderno donde se exploran los límites entre la realidad y la ficción.

Evolución: “Antes de empezar a componer el disco me puse una serie de reglas que tenía que cumplir. Básicamente sabía que no quería repetirme. Al principio decidí que no iba a usar el piano para componer, sino algún otro instrumento como la guitarra o el arpa, y de hecho escribí varias canciones así. Pero al final acabé volviendo al piano. Otra gran diferencia está en el sonido, mucho más ambicioso. Y por supuesto las letras, ahora tengo un estilo más personal y directo”.
Letras: “Cuando hice el primer disco me parecía mucho más fácil inventarme historias porque tenía la sensación de no haber vivido lo suficiente como para escribir sobre mí mismo. No había tenido experiencias vitales que mereciesen una canción. Pero entre ese momento y el nuevo álbum ocurrieron tantas cosas en mi vida que fue inevitable no escribir sobre ellas”.

Retrato en blanco y negro del músico Douglas Dare, está bailando con los ojos cerrados

Sonido: “Esta vez he pasado mucho tiempo experimentando en el estudio, jugando con los sintetizadores. Soy muy perfeccionista y he tardado incluso días en encontrar el sonido adecuado. No estoy acostumbrado a trabajar con ellos y necesitaba ponerme ese reto”.
Realidad vs. Ficción: “Es algo que me ha preocupado desde hace mucho tiempo. Me fascina el espacio y siempre veo documentales sobre el universo y los orígenes de la creación. Para mí esa ha sido siempre la gran pregunta, qué es real y qué no. En el disco esto se traslada a mi anterior relación. Me enteré de que mi ex-pareja había llevado una especie de doble vida mientras estábamos juntos. Cuando lo descubrí me empecé a cuestionar los años que habíamos pasado unidos, qué parte de todo aquello había sido real y qué parte una mentira. Y cuando leí ‘1984’ de George Orwell pensé aún más sobre ello, sobre la idea de que quizás lo que vemos a nuestro alrededor es en realidad una idea, una creación. Es un tema muy complejo pero me apasiona”.

Retrato del músico Douglas Dare, Foto en blanco y negro, medio plano, tiene el torso desnudo, los ojos cerrado la boca abierta de la cual le sale una especie de algodón que le da unas vueltas sobre el cuerpo

Black Mirror: “Vi la serie de Charlie Brooker mientras componía el disco y sus ideas han acabado formando parte de él. Un día, viendo imágenes de mi ex-pareja en el móvil, me di cuenta de que esa persona que ya no formaba parte de mi vida seguía existiendo dentro del teléfono. Black Mirror lleva ese concepto a otro nivel, cómo después de nuestra muerte vamos a seguir existiendo como seres digitales”.

“Aforger” está editado por Erased Tapes y distribuido por Gran Sol.

Fotos: Özge Cöne

Foto en blanco y negro del músico Douglas Dare. tiene el torso desnudo y de la boca le salen unos trapos