Retrato de Petite Meller, plano corto, mirá a cámara, aspecto infantil, palida maquillada con colorete

Esta joven francesa de piel lechosa va a por todas en el siempre competititvo universo del pop. Tras varios vídeos con una estética cuidadísima y un buen puñado de singles de adelanto, al fin debuta con ‘Lil Empire’, su primer álbum. Ella define su música con la etiqueta de ‘Nouveau jazzy pop’

Ilusión: (Petite Meller) “Estoy muy contenta porque hasta ahora a mis fans de tanto en cuanto sólo les había podido ofrecer un single y un vídeo y, ahora, ya pueden escuchar al completo mi primer disco. He estado trabajando muy duro para que esto fuera posible durante los últimos dos años y medio y, en cierta manera, es como una recompensa”.

Foto de petite Meller en el campo, va vestida con un traje de paja

Infancia: “Desde que era pequeña siempre he compuesto canciones en mi cabeza. Construía melodías y letras sin apenas ser consciente de ello. Pero el camino para convertirte en un artista es algo muy duro y que, ante todo, requiere tiempo. Recuerdo que cuando escuché por primera vez la música africana de Fela Kuti o el ‘Graceland’ de Paul Simon me impactaron muchísimo. De alguna forma, a ellos les debo ser quien soy en la actualidad. Cuando dejé la banda Terry Poison hace ya unos años me dije a mí misma que había llegado el momento perfecto para desarrollar mi propia carrera. Así es como sin prisas he llegado hasta aquí”.

Trotamundos: “Actualmente vivo en Londres, pero nací en París y pasé unos años en Tel Aviv estudiando psicología en la universidad. Viajar te permite abrir tu mente y toparte con culturas y sonidos únicos. Esa mezcla de influencias se refleja perfectamente en el álbum, aunque también en los videoclips. Para ‘The Flute’ fuimos a Mongolia porque siempre me había fascinado que las mujeres de ahí tengan los pómulos tan rosados y la piel tan blanca como yo; y en el caso de ‘Baby Love’ todo el equipo nos trasladamos hasta Kenia porque adoro África. Sin duda, todo el mundo debería aprovechar la mínima ocasión que tenga para tomar un vuelo y conocer de cerca todas las culturas que le sean posibles”.

retrato de Petite Meller, está en una bañera vestida solo con ropa interior

Humildad: “La fama internacional no es algo que busque o vaya conmigo. Una de las cosas que más contenta me ponen es cuando recibo cartas de mis seguidores en las que dicen lo mucho que les gusta y les inspira mi música. Me encanta tener un contacto directo y cercano con mis fans, no que me vean como alguien inalcanzable. Obviamente, quiero que se conozca mi trabajo, pero para nada busco convertirme en una celebridad. Siempre hay que mantener los pies firmes en el suelo”.

Saxofón: “Cuando me preguntan cómo definiría mi música siempre contesto que lo que hago es ‘nouveau jazzy pop’. El saxofón es un instrumento que me encanta y que nunca me canso de oír. Ese es el motivo principal por el que está muy presente en la mayoría de mis temas. Incluso escribo la melodía y le digo a mi saxofonista cómo quiero exactamente que suene en cada momento. Cuando era pequeña en mi casa se oía mucha chanson y jazz, y en ambos géneros los instrumentos de viento tienen un papel protagonista. Se podría decir que lo llevo en el ADN”.

retrato de Petite Meller, está en el campo acariciando un caballo blanco

Imaginería visual: “Terminé la carrera de filosofía, pero también desde que tengo uso de razón me ha interesado muchísimo el psicoanálisis y todo lo relacionado con el subconsciente. La filosofía me inspira para escribir canciones, así que ambas vertientes están relacionadas para mí. Asimismo, mis videoclips son representaciones en movimiento de sueños que he tenido. Pueden parecer absurdos o surrealistas en un primer visionado, pero para mí tienen todo el sentido del mundo porque esas imágenes han surgido de forma natural en mi cabeza”.

Escuderos: “La mayoría del equipo que me apoya vive en Francia. Sin embargo, desde el principio he tenido como aliados para los vídeos al fotógrafo mexicano Napoleon Habeica, que ha hecho muchas campañas de American Apparel, y a A.T.Mann. A ambos les conocí a través de internet y han acabado siendo dos personas imprescindibles para mi carrera”.

Personaje: “En realidad soy una persona bastante tímida, pero sobre el escenario tengo la capacidad de convertirme en todo un monstruo. El arte te permite convertirte en todo aquello que quieras ser, y esa es precisamente la magia del asunto”.

Futuro: “Con el disco ya en la calle llegó el momento de actuar, de presentarme ante el público con un buen repertorio y decirles realmente quién es Petite Meller. De cara a los próximos meses me embarcaré en mi primer tour por Estados Unidos. Me apetece muchísimo salir de Londres y moverme por medio mundo con la excusa de actuar. Se me nota demasiado que me encanta viajar, ¿verdad?”.

“Lil Empire”, su debut, ha sido publicado por Island Records (Universal Music).

Fotos: Baby Love