Manos del barbero Crazy Barber

Sin prisioneros. El look malote impone su ley. Esta barbería de barrio -en los márgenes de Malasaña- tiene nombre tarantiniano por algo. El héroe Aldo el Apache, encarnado por Brad Pitt en la película del escuadrón cazanazis, porta bigotito y pelambrera cuidada. La sonoridad y la estética de esa ficción ucrónica les vale a este puñado de hombretones tatuados que cambian el machete por la navaja de afeitar. Malditos Bastardos es una de esas barberías de vieja escuela que siguen forjando estilo masculino.

Malditos Bastardos: navaja de vieja escuela en Madrid

Crazy Barber

Alberto Hernández, alias Crazy Barber y con más de 20 años de experiencia en su expediente profesional, dejó atrás su paso por peluquerías estándar en Salamanca para montar en los bajos del renovado Mercado Barceló de Madrid su personal versión del negocio de la tijera y el mimo piloso. Así, el “toque bastardo” tiene mucho de rockabilly y del mundo pugilístico, por el que profesa devoción. Alberto se hace acompañar en el local de otros compinches como Gardel Cutter y Mississippi Razor, con los que forma una cuadrilla imponente de culto al tupé. De hecho, ellos mismos predican con el ejemplo con sus modelos capilares. No hay motivos para desconfiar.

*Buena noticia: Crazy Barber traslada su kit de barbero al lobby del Only You Hotel Atocha. Desde el 22 de mayo, Malditos Bastardos tendrá aquí una nueva sucursal.

Crazy Barber

La barbería de la calle Barceló es bien sencilla, pero abundan los detalles: cómodos sillones, fotos de fichas policiales célebres, de boxeo, portadas de la revista Interviú, botellas de Jägermeister y Jack Daniels, y una enorme cabeza de ciervo de la que cuelgan “olvidadas” piezas de lencería femenina. Trofeos sobre trofeo. No hay más que preguntar. Corrobora el gusto por este animal el logo de la casa, plasmado también en camisetas a la venta y el dibujo de una cornamenta que asoma por la nuez de Crazy Barber. De banda sonora, mucho surf (de los Beach Boys al inmortal tema de la serie Batman) y clásicos del rock&roll más primigenio.

Todo básico y directo, sin perder las formas exquisitas en el trato con el cliente. Una cerveza fría rompe el hielo y una toalla caliente ablanda el poro. Se lleva el volumen en la mata. Se marca el mentón con destreza de afilador. Se perfila la patilla de hacha. La barba se queda, aunque menos frondosa y más arreglada, nada hipster. Es el canon establecido por Malditos Bastardos, barbería old school con licencia para recortar al estilo de los años cincuenta. Con Elvis como bastardo supremo, claro está.

———————————–

Malditos Bastardos
Calle Barceló, 6, Madrid
Tel. 91 348 52 30
www.malditos-bastardos.com

———————————-