Carne en la parrilla

Hay un Madrid que bien puede parecer una arcadia encerrada en una burbuja. Un Madrid siempre risueño, bien puesto, de órdago emprendedor, eso sí, pero feliz a fin de cuentas. Fitz Burger pertenece a una estirpe de negocios de última hornada y alta alcurnia que nacen bendecidos. Sea o no un local para todos los públicos, anticipamos que sus hamburguesas son de reverencia universal.

Fitz Burger: el placer de la mejor hamburguesa de la gente bien de Madrid

Entrada de Fitz Burger

Porque Fitz Burger es algo más que una hamburguesería pija. Vale, la recomienda hasta Tamara -no necesita apellido- en su imprescindible blog de imprescindibles. Pero es que ¿qué le vamos a hacer si el lugar en cuestión ocupa un esquinazo en una de las calles más chupi lerendi de la capital? Hablamos, claro, de la calle Gabriel Lobo, en pleno microcosmos del Viso, donde la ínclita socialité María Fitz-James Stuart (y socios, todos también con buena tarjeta de visita) abrió el año pasado este vistoso espacio de encuentro de aristócratas y plebeyos bajo el comprometido lema del real food.

hamburguesa con bacon

He aquí la prueba de fuego: la calidad del producto en cuestión. Las hamburguesas son de vaca rubia gallega, el pollo es de los que corretea por el campo y las verduras casi se mueven a ojos vista de lo fresquísimas que están. Las patatas, crujientes y nada grasientas. El pepito de ternera, un homenaje cañí que no por sincero y últimamente habitual nos deja siempre satisfechos, aquí lo bordan. Volvamos a las hamburguesas. Son pequeñas y no muy económicas. Manejables y gourmet, podríamos también decir acogiéndonos a nuestro derecho a ver el lado fino de las cosas. Pero son de las más jugosas que probaréis en Madrid. Palabrita. Pedir la clásica es asegurar el tiro. Ah y ¡hasta la ensalada de col está buena! Aunque, ejem, hemos comido mejores tartas de zanahoria, no vaya a ser que no tengamos espíritu crítico.

barra Fitz Burger

Fitz Burger es también una hamburguesería de cócteles. Además de zumos naturales perfectos para sus desayunos con bollería francesa, sirven mojitos, michelada, daiquiri, Bloody Mary y hasta Bullshot, ese reconstituyente caliente tan yanqui a base de vodka, caldo de carne, zumo de limón, pimienta y tabasco. Un trago poderoso donde los haya. En barra, la copa después de la cena sale a 5 euros, precio popular. Nos queda por probar el brunch de sábados y domingos, el sándwich de roast beef y algún capricho más. Al final, si lo recomienda Tamara será por algo…

————————————

Fitz Burger

Calle Gabriel Lobo, 20, Madrid

Tel. 91 051 7875

fitzburger.es

————————————-