interpol-pure-and-crafted-festival-berlin-foto-1

El mejor Interpol, la cultura del new heritage y mucho más en la tercera edición del Pure & Crafted festival de Berlín.

¿Por qué ir a un festival de Berlín a finales de agosto? Bueno, si eres un melómano empedernido y nunca es suficiente, este festival llenará tus vacíos/huecos existenciales con respecto a la música y los espacios únicos. Pero, empecemos desde el principio.  En agosto existen suculentas opciones como el Atonal Berlin (dedicado únicamente a la electrónica más vanguardista) o el Pop Kultur (dedicado a la vanguardia musical en todos los géneros, la electrónica, el hip hop, el rock, el pop) y el Pure & Crafted de Berlín, dedicado al rock en el sentido más estricto y puro de la palabra.  Desde hace tres años hemos asistido al festival Pure & Crafted para ver su evolución y, sobre todo, cómo el buen rock sigue teniendo acogida en un momento en el que los géneros musicales están tan de moda como dejan de estarlo al momento.

En esta tercera edición el festival ha cambiado su ubicación, si en las dos primeras ediciones el espacio era el céntrico Postbahnhof (justo delante del East Gallery y casi detrás de Berghain), ahora, la antigua central eléctrica Altes Kraftwerk Rummelsburg, construida en 1906, se ha convertido en el lugar perfecto para esta nueva edición.

————————————–
En la imagen superior, Paul Banks, cantante de Interpol
————————————–

pure-and-crafted-berlin-festival

 Pure & Crafted nació en 2015 con la intención de llevar al epicentro de Berlín la cultura del new heritage. ¿Esto qué es? Bueno, la pasión por las motos antiguas (es importante recordar que para conducir una moto de gran tamaño hay que tener mucha fuerza física y mental, además de contar con una pizca de buena locura) y la cultura por lo artesanal y/o manual. Aunque sigue siendo algo bastante poco conocido para lo mainstream y generalista, hace dos años, era prácticamente desconocido para el gran público. Si desde hace dos años no ha cautivado con este toque de vanguardia que mira hacia el pasado, este año nos ha conseguido conquistar del todo.

La enorme fábrica de principios siglo contaba, en su interior, con distintos espacios y tiendas con todo tipo de ofertas. Más de treinta marcas de cascos de motos, ropa hecha a medida, ropa vintage, complementos y más ocupaban el centro del espacio. Fuera, en la explanada, el Motodrom (si no conoces lo que es, en nuestro Facebook podrás hacerlo) dos escenarios y Wheels Area (la zona de motos con distintas tiendas, técnicos y especialistas de BMW Motorrad) en la que los fanáticos (tanto nuevos como viejos) de las motos, podían customizar, mejorar, curiosear y aprender todo sobre las nuevas tendencias.

El primer día del festival, el sábado, Interpol consiguió hacer sold out con más de 10.000 personas disfrutando de su buen hacer. Para celebrar los quince años del lanzamiento de su primer disco, Turn On The Bright Lights, la banda de Nueva York lo tocó al completo. Los fans de Interpol no pudieron estar más contentos, porque se celebró el cumpleaños y aniversario de este icónico álbum. Para los que nunca hubiesen visto a los newyorkers en la capital Berlinesa, el concierto, casi una hora y media, fue de lo mejor. ¿La única pega? La poca interacción con el público. Este tipo de bandas, tan grandes y asentadas, no necesitan agradar, ya lo hacen. Por eso llegan, tocan y se van. Pero bueno, son Interpol, se lo pueden permitir.

pure-and-crafted-berlin-festival-foto-2-

La banda de Virginia, Car Seat Headrest, también hizo las delicias de todos los amantes de indie/rock más alternativo. Sin embargo, no todo fueron bandas extranjeras. Lo que más nos gustó de esta edición del Pure & Crafted fue su pasión por apoyar bandas alternativas y emergentes de Berlin. Esto puede parecer una tontería, pero, para nada, lo es. Estamos tan mal acostumbrados a mirar la letra grande de los festivales y, sobre todo, la letra y los nombres de los que conocemos que, cuando no conocemos algo, pasamos absolutamente. Y, esto, es un gravísimo error. Siempre hay que apoyar a lo pequeño, lo emergente, porque no tiene los soportes ni las estructuras que tienen las grandes bandas. Esto por una parte, por otra, nunca se sabe cuándo esa pequeña banda va a convertirse en algo titánico y, si no la pudiste ver en su momento, siempre te arrepentirás de no haberlo hecho cuando podrías hasta haberles conocido.

Por todo ello, este festival es uno de nuestros festivales predilectos a finales de verano. Reúne lo mejor de lo conocido, lo mejor de lo que aún no conocemos (y no por ello peor) y la pasión por lo artenasal y lo de siempre, que a veces está bien valorarlo y recordarlo.

————————————–
Pure & Crafted
Berlín, Alemania
————————————–

pure-and-crafted-berlin-festival-foto-1-

pure-and-crafted-festival-foto-3

pure-and-crafted-festival--motodrom-foto-4-

Wall of Death, imagen del Motodrom (acrobacias sobre motos) dirigido por Donald Ganslmeier y su equipo.

pure-and-crafted-festival--foto-5-