chico metido en bañera

Separarse, aceptar, superar. Todo comenzó con una  separación. No sabremos quien fue el primero en irse, pero el resultado de este dolor amoroso  dejó marcas que nos revela el joven fotógrafo de Cartagena, José Eduardo Sierra Vega.

Desnudo,  en posturas a veces sulfurosas que pueden chocar al espectador por su transgresión, José Sierra  ha  vinculado su vida a la fotografía como terapia. Ha  exteriorizado los demonios de este desamor como una fuerza. La fotografía le  ha permitido recuperar la  autoestima, sino  también reflexionar sobre  él-mismo y sus oscuros deseos inconfesados y inconfesables.
Con un escenografía colorida , la luz natural y los detalles bajo  control, José  Eduardo pinta retratos  desnudos, en los que el cuerpo se  convierte en una obra de arte estilizada. Su cuerpo se  convierte en una escultura erótica. En un momento en que nuestros  deseos  más íntimos  son  moldeados  por la sociedad en la que vivimos, este joven fotógrafo se desnuda  lejos de miradas indiscretas en su cuarto de baño, espacio íntimo, confinado y tranquilizador con el  que mantiene una relación materna. El artista ofrece una creación inquietante y obsesiva, donde las  texturas y  la  calidez  de la piel  hacen eco a nuestros propios deseos, casi salvajes.
Hombre-Objeto, Hombre-Animal, como en una de sus últimas series  titulada  “Dream Foam”, José Eduardo Sierra Vega toma la  apariencia de figuras  emblemáticas  de una cierta mitología popular. La creación, hecha en casa con objetos encontrados  al azar, de estos  seres híbridos  al carácter monstruoso reflejan identidades eróticas de José Eduardo entre fetichismo y sadomasoquismo. De rodillas, escondido, de pie o sentado, cada nueva serie es un acto erótico desafiado.
En su mini-laboratorio, José Eduardo Sierra Vega ha comenzado a experimentar sus relaciones íntimas heteróclitas  combinando el hombre-naturaleza  y el hombre-cultura.

www.josesierra.co
www.thenomadcreativeprojects.com

jose_eduardo_sierra_vega_2 jose_eduardo_sierra_vega_3 chico con pose erótica