Made in North Korea

Durante muchos años Nicholas Bonner ha recopilado souvenirs de sus frecuentes viajes al país más hermético del mundo, ahora Phaidon los plasma en un libro para los amantes de la cultura kitsch: Made in North Korea.

Una enorme cantidad de curiosidades y recuerdos gráficos de la nación más enigmática y desconocida quedan ilustrados en este fascinante libro que ha salido a la venta este mes de octubre y es una de las piezas clave para cualquier amante del mundo gráfico y editorial. Recopila ocho ensayos, cada uno de ellos titulado con dichos populares norcoreanos, entre ellos “Llevemos el pelo al estilo socialista” y “Los gimnastas no deben bailar”, que analizan el contexto histórico, social y político de la colección. Cada entrada, organizada estéticamente para poner de relieve la sorprendente diversidad y belleza de estos objetos extraordinarios, viene acompañada de leyendas informativas y ofrecen perspicaces reflexiones sobre cómo piensan, trabajan y viven los norcoreanos.

Charlamos con su autor para conocer más en profundidad el origen de “Made in North Korea”.

¿Qué es lo que más te atrae de Corea? Corea del Norte era en los años 90 el país menos comprendido del mundo. Hoy en día sabemos mucho más sobre su política, comercio, etc. pero seguimos siendo muy ignorantes en los aspectos sociales. Establecimos Koryo Tours (agencia de viajes de Beijing especializada en viajes a Corea del Norte) en 1993 principalmente para que tuviéramos la oportunidad de visitar frecuentemente el país. Supongo que fue su aislamiento del resto lo que me atrajo originalmente, pero lo que me impulsó a estar en Beijing y visitar Corea la mayoría de los meses fue la gente. De 2002 a 2006 hicimos tres documentales para la BBC en el país con la idea de compartir nuestras experiencias con el mundo occidental.

¿Cuál es tu recuerdo favorito de tu colección? El primer objeto que realmente me llamó la atención fue un simple sobre de azúcar que solía obtener en el Air Koryo dos veces por semana, un vuelo de 80 minutos desde Beijing a Pyongyang (en ese momento la única conexión con el mundo exterior, aparte del tren de 24 horas de viaje). El paquete tenía un diseño decorativo frívolo y fue esta belleza la que me impactó, especialmente cuando esperaba un diseño funcional simple. La organización estatal involucrada tuvo que estar de acuerdo en que los condimentos deberían proporcionarse en el vuelo, el estudio gráfico nombró a un diseñador para decorarlo, el diseño tuvo que pasar por un comité y finalmente se pondría en producción. Y en un país que nunca se asocia con la frivolidad, este pequeño artículo, con tanta simplicidad y complejidad envueltas en su misma existencia, es quizás mi favorito.

¿Cuál es el recuerdo que te encantaría adquirir y que aun no has conseguido? Siempre es una sorpresa lo que encuentras, llevo un tour este año al hotel más grande en la costa este que con muy pocos visitantes (menos de 3.000 turistas occidentales visitan el país al año), tiene stock  de una antigua postal  de los años 70 hecha para los alemanes del este, incluye tarjetas que promocionan las fábricas de cemento, las fábricas de fertilizantes, o las alegrías de un día en el balneario de Wonsan. No es algo que esperaba encontrar. En 2012 filmamos la primera película de Corea del Norte con un fuerte mensaje sobre el poder de la mujer, “Comrade Kim goes Flying” y todos decían que eso nunca sería posible. El recuerdo que nunca pensé que iba a tener fue un cartel de cine en coreano de mi propia película.

¿En qué momento empiezas a coleccionar estos souvenirs? La razón por la que comencé una colección de productos norcoreanos es que estuve visitando el país casi todos los meses durante los últimos 24 años y, por lo tanto, los artículos que recogí simplemente crecieron y crecieron de forma natural; no había realmente una intención de construir una colección, todo se llenó de cajas en casa de forma natural. Ahora se  ve como una ‘colección cuidadosamente curada’ que me divierte.

¿Hay algún otro país que también te llame la atención como recolector de souvenirs? Hemos comenzado a dirigir tours a lugares remotos en Asia Central y Tayikistán, que es mi favorito actualmente, allí viven algunas de las personas más amigables del planeta. Son de origen persa y te dejan con una gran sonrisa en la cara. Hay una enorme cantidad de artículos del antiguo bloque soviético que encuentras en los mercados de pulgas y siempre algo llama mi atención, ¡pero no otra colección!

¿Qué destacaría de la cultura oriental? ¿Cómo ve su evolución con respecto al occidente? La música o el baile tradicional norcoreano no es algo que piense que nosotros entendamos fácilmente, sin embargo, su arte y sus gráficos nos resultan familiares en seguida. El arte está ilustrando el realismo socialista  con su mensaje simplista alegórico. Mientras que el arte contemporáneo chino se ha homogeneizado, el arte norcoreano sigue sin cambios en la técnica, el artista reinventa continuamente la escena de los valientes trabajadores, los héroes de la guerra de Corea o la opresión japonesa para entregar a menudo una historia revolucionaria repetida.

————–
www.phaidon.com
————–

Made in North Korea

Made in North Korea

Made in North Korea

Made in North Korea

Made in North Korea

Made in North Korea