Lobster&Burger en el restaurante Hermosos y Malditos

No es que el autor de El gran Gatsby desatara sus correrías por los hoteles de lujo y garitos del Madrid de los años veinte. Es que el actual Madrid quiere a veces parecerse al mundo de aristocracia hedonista en el que el referente de la generación perdida reinó sin necesidad de títulos nobiliarios ni medallas que no fueran impuestas en campeonatos dipsómanos a ritmo de jazz frenético. Cuando el hotel Tótem de Madrid, ejemplo de hotel bonito y de escala humana en el barrio de Salamanca, cumple su primer aniversario refuerza su inspiración fitgeraldiana con una renovada carta que incluye un plan diario en su restaurante Hermosos y Malditos. El banquete de Lobster & Burger arranca el otoño para obligarnos a colocarnos la servilleta a modo de babero. Como debe ser.

Lobster & Burger en el Madrid de Scott Fitzgerald

Restaurante Hermosos y Malditos

Hermosos y Malditos es el restaurante y coctelería del hotel Tótem, joven y distinguido establecimiento gestionado por la firma Marugal. Fiel al gusto de su fuente inspiracional, de cuya pluma salió una segunda novela titulada precisamente como el nombre que da vida a los dos locales del hotel, el Tótem se recoge en un edificio señorial del siglo XIX transformado en una sucesión de pequeños pero impecables espacios (no hay necesidad de más instalaciones) protagonizados por los materiales nobles como las maderas de roble, el mármol negro o el latón. Tonalidades sin estridencias. Texturas confortables. Rincones irresistibles en los que el mismo Scott Fitzgerald posaría para un selfie directo a Instagram. Así es la nueva generación de hoteles de lujo de hoy en día. Difícil ser más bello que el Tótem.

Bogavante en Hermosos y Malditos

El restaurante Hermosos, con acceso independiente desde la calle, responde al modelo de un bistró tradicional con carta mediterránea y casera. Siguen los platos de mayor éxito, como los mejillones escabechados por nosotros, el gran tomate con burrata y picada de hierbas y la pasta fresca con trufa, parmesano y huevo. Se incorporan para la nueva temporada el carpaccio de calabacín, las albóndigas de calamar en salsa de azafrán o el wok de solomillo con verduras al estilo thaï.

Pero hablamos de Lobster & Burger. La propuesta tiene la opción de tres hamburguesas (la hamburguesa Fitzgerald con gorgonzola y beicon; la hamburguesa de wagyu fileteada con chip de jamón, y la veggie burger con chips de yuca y sus mostazas) y de dos platos de bogavante (bogavante a la plancha con wakame y mantequilla de estragón y bogavante en fina tempura con mayonesa de azafrán, de wasabi y cítricos). No obstante, hay más momentos: el del brunch (el del Café Oliver de 11:30 a 16:00), el de ostras y champán (todos los miércoles a las 20:30), o el de los desayunos (menú o a la carta). Siempre es buen momento para lucirse en el hotel Tótem.

Restaurante Hermosos y Malditos

La coctelería Malditos anticipa o prolonga la velada, siendo territorio preciosista del bartender Fran Camino que en la misma carta del restaurante ya referencia unas cuantas mezclas de lo más tentadoras para acompañar la comida. Pero es en el bar donde Camino despliega su arte más imaginativo con unas recientes creaciones que invitan a recordar con una sonrisa: Catapulta Infernal (con jengibre, apio, cilantro, pisco, ají, fruta de la pasión y lima), Mi vecino Gintoto (una revisión del clásico Bloody Mary, con agua de tomate, rábano picante, ginebra y tónica) o Batida Tropical (elaborado con ron, licor triple, angosturas, coco y maracuyá). Además, cuida de los clásicos con sus versiones del Negroni, del Espresso Martini o del Old Fashioned (bourbon, azúcar moreno, cereza marrasquino machacada, angostura bitter, piel de naranja y humo de vainilla). Para sentirnos siempre jóvenes y bohemios, hermosos y malditos. O para ser nosotros mismos en un hotel con mucho gusto.

Coctelería de Hermosos y Malditos

*Fotos: Pablo Gómez Ogando

—————————————

Hermosos y Malditos
Calle Hermosilla, 23, Madrid
Tel. 911 09 14 41
hermososymalditosmadrid.com

—————————————