Restaurante Happy Green

La felicidad medida por un cuenco. Quien ha tenido la suerte de patear un poco el sudeste asiático sabe que asomarse a la inmensidad de un bol puede ser una experiencia mística. Meter la manaza, en zona muchas veces ignota, y comer con los dedos no tiene precio siempre y cuando el mejunje tenga buena sustancia, sea verdura, carne de cerdo, arroz o cualquier otro alimento de la madre tierra. Happy Green no va tan lejos pero sí nos acerca una manera de comer sano informal y divertida. Que además entra por los ojos. Que además está rico.

Happy Green y sus bols saludables, bonitos y sabrosos

Restaurante Happy Green

Happy Green ocupa una esquina del madrileño barrio de Chueca. Se trata de un local tal vez demasiado grande para la propuesta de fast food, con el healty delante, que en horario ininterrumpido pretende ser una opción saludable e inmediata para matar el gusanillo y continuar en la brecha, lo mismo en la jornada laboral que en la noche de los fines de semana. Se antoja, por lo tanto, complicado llenar el espacio que consta de varias salas y niveles. Un lugar así suele triunfar si desde la calle se ve movimiento, incluso colas, por lo que igual hubiera sido preferible un local más pequeño y matón. En cualquier caso, Happy Green es funcional y se entiende desde su zona de pedidos, en donde se visualizan las variantes de bebidas, así como los distintos ingredientes frescos con los que combinar la comanda.

Restaurante Happy Green

Detrás del proyecto hay músculo y si hay un barrio en el que puede encajar Happy Green es desde luego Chueca. Porque para músculo el que se trabaja en los gimnasios aledaños, tras cuya tonificación conviene alimentar con generosas cantidades de verduras, hortalizas, bayas, cereales, frutas, legumbres y carnes magras. Para los obsesos de la nutrición, cada plato incluye su tamaño y el número de calorías.

Restaurante Happy Green

Happy Green no es talibán. Además del rigor saludable de sus productos naturales, se toma en serio el sabor. La idea es que aquí disfrute el vegano, el celíaco y el omnívoro. Leche vegetal, superalimentos, edulcorantes como la estevia, alternativas para celíacos y otras intolerancias… Los bols son tendencia instagrameable pero al menos éstos, entre las ensaladas mediterráneas y el poke hawaiano, no son fake.

Restaurante Happy Green

Happy salads. Ensaladas variadas aderezadas con alguna de las 12 salsas propias distintas, siempre a base de frutas, verduras, setas, soja y especias.

Restaurante Happy Green

Hotsoups. Sopas caseras sin aditivos, ideales para combatir el frío. La Toscana, con tomate, agave, zanahoria y pimienta negra es una delicia sencilla que sabe a tomate de verdad.

Restaurante Happy Green

Fitbowls. La madre del cordero son estos cuencos calientes de lo más energéticos. Por ejemplo, el sabrosísimo Uluwatu, con calabacín, arroz negro, quinoa roja, brócoli, berenjena, batata morada, calabaza y portobello. El más diferente es el Vulcano, con espaguetis sin gluten, salsa de pisto, brócoli, pollo y queso sin gluten.

Restaurante Happy Green

Quinomakis. Rollos de alga nori rellenos de quinoa en vinagre de arroz. Valen como aperitivos para entrar en materia.

Restaurante Happy Green

Burguers. Que no se diga, las HappyBurguers también tienen hueco. De soja (Hawái), de carne de buey (Grand Canyon) o de pechuga de pollo (Java).

Postes y bebida. Fruta de temporada y sorbete helado. La oferta líquida de Happy Green va desde cerveza tailandesa Singha a zumos de fruta naturales y agua de sabores.

——————————-

Happy Green Fresh N Fit
Calle San Marcos, 28, Madrid
Tel. 91 059 31 03
behappygreen.com

——————————-