Entrevista a TAKK

Hablamos sobre arquitectura y su manera de trabajar con Mireia Luzárraga  y Alejandro Muiño los fundadores de Takk, un espacio de producción arquitectónica dedicado fundamentalmente a la realización de intervenciones positivas y a la docencia.

Como te contamos en la edición impresa de Neo2 sus proyectos son espacios caracterizados por nuevas formas de belleza cuya singularidad procede de cómo entienden la arquitectura y también por la aplicación de diferentes materiales provenientes de distintos orígenes y condiciones.

Imagen Superior: Solstice. Takk. Foto: ©José Hevia

Entrevista a TAKK

Imagen Superior derecha: Mireia Luzárraga  y Alejandro Muiño en su estudio. Foto: ©Rafa castells. Izquierda: Detalle del estudio de Takk. Foto: ©Rafa castells

Hablamos con Mireia Luzárraga  y Alejandro Muiño el equipo de arquitectura de Takk

Estilo y estética.

Nos interesan ciertas condiciones de las formas de vida típicamente contemporáneas y es con lo que intentamos trabajar en nuestros proyectos. Cómo la arquitectura puede convertirse en un foco de convivencia, no sólo entre nosotros sino con el resto de organismos con los que vivimos. Eso nos obliga a repensar la arquitectura tal y como nos la habían explicado. Programas, formatos, materialidades. La arquitectura se ha usado tradicionalmente como una herramienta muy potente de regulación de poderes. Debemos cambiar eso y convertirla en una herramienta de empoderamiento.

Entrevista a TAKK

Imagen Superior: Intervención en Concentrico. Foto: ©José Hevia

En vuestra web encontramos numerosos proyectos de arquitectura efímera ¿qué significan para vosotros este tipo de intervenciones?

La arquitectura efímera, para nosotros tiene que ver con las posibilidades que un cierto formato de intervención tiene respecto a otro en un contexto particular. La idea de permanencia no está directamente ligada a intervención positiva que para nosotros es tan importante. Ni siquiera a la dimensión o calado de esa intervención. Y esto está relacionado con lo que comentábamos de las posibilidades de nuestro trabajo en el marco contemporáneo. El poder de convocatoria de las redes sociales o la influencia de un trabajo desarrollado en un determinado espacio expositivo puede movilizar una cantidad de sinergia mucho mayor que una obra destinada a perdurar en cualquier polígono de vivienda o urbanización de la costa.

En cualquier caso nos gusta, y de hecho estamos actualmente en ello, contrastar nuestra forma de entender la arquitectura con un encargo como estos últimos.

Entrevista a TAKK

Imagen Superior: Y Series. Foto: ©José Hevia

¿De dónde procede la inspiración de Takk?

Nuestra inspiración es muy transversal. Solemos guiarnos más por proyectos o diseñadores concretos. Nuestras mayores referencias no parten del mundo arquitectónico, están ligados a otras disciplinas como el arte, el feminismo o la ecología política. Autoras como Donna Haraway, Isabelle Stengers o Rosi Braidotti son muy importantes para nosotros. También Andrés Jaque o Izaskun Chinchilla en el mundo del diseño han sido fundamentales para entender el rol político de la arquitectura para toda una generación y poder absorber así todos los conocimientos que las ciencias sociales o el pensamiento crítico podían aportar a nuestra disciplina.

¿Tenéis predilección por algún tipo de material?

Trabajamos con las materialidades que rodean nuestra vida cotidiana. los materiales que caracterizan nuestros proyectos no son una elección estilística en sí, sino más bien el resultado de una forma de trabajar.

Queremos entender que nuestro trabajo pertenece a los flujos de material e información que configura nuestras sociedades. Sin una mirada moralista a priori. Trabajamos con materiales que recorren miles de kilómetros hasta nuestros bazares de confianza, o con las posibilidades de (re) ensamblado de una multinacional como Ikea que destina millones de euros a sus laboratorios de diseño, o a partir de los patrones de costura que organizan comunidades enteras a su alrededor a través de YouTube o revistas especializadas.

Entrevista a TAKK

Imagen Superior: Ms. Alicante. Takk. Foto: ©Takk

¿Cuál de vuestros proyectos os ha enseñado más?

Todos han sido especiales y de todos hemos aprendido algo. Pero quizá podríamos rescatar uno de los más pequeños. Se llamó Ms. Alicante, una intervención que hicimos en el Museo de Arte Contemporáneo de Alicante, y que nos obligó a estudiar como la fauna, la flora o el clima de esa región, junto a su posición geográfica, sus costumbres populares o su normativa urbanística armaban un ensamblaje complejo e indisociable que de hecho acababa construyendo el relato aparentemente espontáneo que entendemos como “Alicante”. Pudimos ver como el mundo material, ya fueran flores, rocas, telas de fallera o el papel sobre el que se redactan los planes urbanísticos, lejos de ocupar un lugar secundario, a la espera de que decisiones de carácter intelectual los activarán, jugaban un rol imprescindible y definitorio a partir de sus propios procesos internos, muchas veces ajenos a los intereses humanos.

Vuestro proyecto más reciente

Hace poco diseñamos un espacio de showroom en Barcelona para un colectivo de artistas y diseñadoras que se dedican al mundo de la moda con una visión muy particular e interesante sobre ella. Producen piezas únicas, y están tan interesadas en el diseño en sí, como en la parte performativa que implica vestir sus prendas y complementos. Nuestra participación en este proyecto fue intentar entender sus procesos de creación y sus intereses y a partir de ahí diseñar un espacio que ya desde la calle explicara que la ropa que allí se exponía tenía como fin último producir una experiencia con el cuerpo. El espacio no era perfectamente funcional. Había zonas extremadamente bajas, o de difícil acceso, espacios que generaban otro tipo de relaciones, un poco como lo que pasa con su ropa. Fue genial la experiencia.

Entrevista a TAKK

Imagen Superior: Solstice. Takk. Foto: ©José Hevia

¿Qué os inspiró para realizar Solstice?

Nada en concreto. No hubo flechazo a primera vista. Fue un proceso largo y reflexivo.

La propuesta consistía en trabajar sobre una pieza cuya utilización estaba limitada a la estancia vacacional pues esta se encontraba situada en la segunda residencia de nuestro cliente.

Esto nos hizo plantearnos numerosas preguntas ¿Cómo debe ser una arquitectura que convive principalmente con otras especies animales y vegetales? ¿Puede la arquitectura permitir el registro del paso de las estaciones o evolucionar a lo largo del año? ¿Puede la arquitectura convertirse en un elemento mediador entre dos intereses más o menos dispares, en este caso humanos y jardín? ¿Cuál es la imaginería visual, material, de conceptos como ecología o sostenibilidad?

Finalmente optamos por construir un relato alternativo a la arquitectura tradicional. Con nuevos referentes.

¿Qué podéis contarnos a cerca de las micro comunidades autosuficientes?

Es el tema de una de nuestras tesis en curso. Son sistemas de vida, ocio y trabajo enormemente complejos que plantean alternativas al sistema capitalista extractivo global. Existen en todo el mundo y algunas no son tan micro, pero nosotros nos centramos en experiencias europeas. Son parte de esos nuevos referentes que hablábamos antes. También a un nivel arquitectónico. De hecho nuestras investigaciones se centran en estudiar como son precisamente los dispositivos arquitectónicos, los que permiten que estas formas de vida perdurables. En este sentido la verdadera importancia reside en cómo la arquitectura gestiona los espacios de relación y negociación no sólo entre humanos sino también con las máquinas y los otros seres vivos.

¿Qué es lo que más os gusta de la profesión de arquitecto?

Quizá sea una respuesta típica pero su transversalidad. Su capacidad de intervenir sobre el mundo, de construir nuevos mundos posibles.

¿Y de enseñar arquitectura? ¿cómo se enseña a proyectar?

No lo sabemos muy bien. Ni siquiera confiamos en que el concepto “enseñar” tenga validez hoy en día. Cada vez estamos más interesados en las nuevas pedagogías. Hay muchas personas muy buenas trabajando en ello. Grupos multidisciplinares. Gente del mundo de las ciencias sociales enseñado diseño por ejemplo. Gente que pone en cuestión la supuesta finalidad de lo que entendemos por diseño y que a la vez está cambiando las metodologías de aprendizaje. A partir de mayo empezamos en una nueva escuela de diseño incorporándonos a uno de estos grupos multidisciplinares. Con ganas de aprender.

Entrevista a TAKK

Imagen Superior: Solstice. Takk. Foto: ©José Hevia

¿En qué estáis trabajando ahora?

En un par de proyectos que no podrían ser más diferentes pero que nos hacen mucha ilusión. Por un lado estamos trabajando en Francia con uno de los museos más importantes dedicados a la exposición y archivo de arquitectura repensando su centro de documentación. La simple necesidad de más espacio se está convirtiendo en una oportunidad para, por ejemplo, estudiar el papel que un museo de esas características puede tener a la hora de generar nuevas visiones de lo que es la arquitectura en la sociedad. Y por otro lado estamos trabajando en el diseño de la imagen visual de una verdadera trap queen.

Desde un punto de vista urbanístico ¿cuál es la ciudad española que os resulta más fascinante? ¿Por qué?

Seguramente Madrid. El gran número de habitantes, los diferentes procesos migratorios en los que ha participado y participa, el turismo, o las sedes de grandes empresas y organismos oficiales que generan un tipo muy determinado de ciudadano, genera una sociedad tremendamente rica y compleja donde las infraestructuras de movilidad, de agua, de residuos o de ocio que la soportan cobran un interés que hacen de Madrid un lugar muy especial.

______

Más info: takk-architecture-blog.tumblr.com